1.- Detección de Necesidades

La primera fase antes de plantear cualquier proyecto es detectar las necesidades que debe cubrir. Muchas veces se  han detectado perfectamente las necesidades y por ello esta fase es opcional. Otras veces no se han detectado o han sido detectadas parcialmente, por lo que se ofrece el asesoramiento necesario.

Hay situaciones en que se puede estar satisfecho con una solución implementada para un problema dado, aún así es muy probable que dicha solución sea mejorable, pudiendo ofrecer la máxima eficacia y mejorando en costes, calidad o tiempo de ciclo. Se ofrece la experiencia obtenida para detectar esos puntos de mejora que pueden significar un incremento del rendimiento de la solución.

En cuanto a la tipología de necesidades se destacan dos tipos principales, las "nuevas necesidades" que normalmente implican el desarrollo de un nuevo proyecto o las "mejoras" que implican ampliar o modificar un sistema existente.